Toda la información y noticias relacionadas con el mundo de los tiburones: biología, ecología, pesca, conservación, etc., con especial atención a las especies presentes en aguas de Galicia.

lunes, 3 de septiembre de 2018

Rafael Aso, In memoriam

I Encuentro Blogtiburones. Lerma, 10-12 de junio de 2011.
El silencio es algo que únicamente podemos comprender mediante palabras (una paradoja solo en apariencia). Lo mismo ocurre con el vacío como el que sentimos ante la pérdida inesperada de una persona querida, lo que no es extraño, pues al fin y al cabo, el silencio no es más que uno de los rostros del vacío. En momentos así uno piensa: "No hay palabras", pero no es cierto. Sí hay palabras. Solo que, inmersas en el torbellino fantasioso e insano que se nos forma dentro, resulta difícil atraparlas y construir con ellas un discurso capaz de recoger todo esto que nos aflige y corroe. Silencio, vacío, vértigo, angustia, llanto, pesadumbre, tristeza, desconsuelo, rabia... Lleva su tiempo gestionar y dar forma a emociones tan dolorosas, y cada uno lo haremos a nuestra manera, a nuestro ritmo.

Mientras tanto, la dura realidad es que el viernes pasado se nos fue un grandísimo amigo y compañero, repentinamente, sin previo aviso, dejándonos sumidos en el más espantoso e incomprensible de los silencios: a su inseparable Mireia, a su hijo Sergi, a todos quienes hemos tenido la fortuna de conocerle y disfrutar de su amistad. Su corazón, tan grande, le jugó una mala pasada (y esto sí que es una paradoja, bien triste y trágica), y, de la noche a la mañana... se marchó.


Conocí a Rafa hace tan solo 10 años, cuando la pasión por los tiburones, como el "destino del corazón" del que habla el tango, nos reunió en el inolvidable foro de Blogtiburones, una especie de parque temático digital armado y dirigido por un tal Joseclon y habitado por una fauna de lo más extravagante que uno pueda encontrarse en la red. En un primer momento solo fuimos nicks, seudónimos: el propio Rafa, fri, dave, TRYCKY, miguel, Mako-merrill, Nomacek, Sisquet, Terminator, Jumer, entre otros muchos que iban y venían en interminable procesión.
     En el Foro aprendimos y compartimos, nos peleamos y nos reímos, vivimos y disfrutamos hablando sobre los bichos que tanto amábamos, sobre Jaws y sobre otras películas de tiburones, cada cual más espantosa; pero también sobre Wagner y Pink Floyd, sobre las dotes diplomáticas de TRYCKY, sobre Kubrick y Monty Python, sobre "el dios de los mares", que ya eran ganas de enredar. Día tras día, casi sin darnos cuenta, fue surgiendo un algo cercano a la amistad, que se forjó definitivamente cuando los nicks se encarnaron en personas. Ocurrió tres años después, en el I Encuentro Blogtiburones que celebramos en Lerma: dos días sensacionales durante los cuales, en efecto, nadie bebió agua, todos comimos morcilla... y vimos nacer y consolidarse una hermosa amistad a prueba de jaulas y de distancias... y nos constituimos en una especie de familia (por supuesto, también hablamos de tiburones).

Sudáfrica, 2009. Fotos: Rafa Aso.

A lo largo de estos años de amistad Rafa demostró ser (nunca dejará de serlo) una de las personas más nobles, buenas y generosas que jamás he conocido, que no se mereció ninguna de las putadas que le hizo la vida y sí, en cambio, todas las cosas buenas que tuvo a bien dejarle en el camino, como acertadamente señaló un amigo común. Estoy seguro de que todos sentimos lo mismo.

Un dibujo y una caricatura.

El vacío, la nada, forma parte de nosotros y de todo cuanto nos rodea. Los átomos de que estamos construidos, forjados en el mismísimo inicio del universo, son vacío en más de un 98%... pero un vacío surcado por haces de energía.

Siempre cordial, siempre generoso desde su corazón enorme, Rafa se ha ido dejándonos sus magníficos dibujos y caricaturas, su humor y su amor: por el mar, por la vida, por los suyos, por los tiburones (¡sus tiburones blancos, que tuvo la fortuna de ver en Sudáfrica!) y, sobre todo, su cariño, su ternura y su amistad. Esta es la energía que vivirá para siempre en nosotros, en nuestra memoria, hasta que nos volvamos a encontrar, tal vez, de algún modo, en algún lugar o en algún no-lugar.

Hasta siempre, Rafa. Como tú mismo escribiste una vez, "necesitaremos un corazón más grande".

Barcelona, 14 de abril de 2018.

...joder... ¡y ni te imaginas cuánto te echaremos de menos!




No hay comentarios:

Publicar un comentario