Toda la información y noticias relacionadas con el mundo de los tiburones: biología, ecología, pesca, conservación, etc., con especial atención a las especies presentes en aguas de Galicia.

martes, 21 de enero de 2020

Ataques 2019

Tiburón cigarro (Isistius brasiliensis). Foto: Personnel of NOAA ship Pisces (tomada de AllRefer).

El ISAF (siglas del Archivo Internacional de Ataques de Tiburón), de la Universidad de Florida, acaba de publicar su informe anual. El equipo de especialistas analizó un total de 140 incidentes entre tiburones y personas ocurridos a lo largo del 2019, de los cuales solo 64 fueron considerados claramente como ataques no provocados, es decir, interacciones ocurridas en el medio natural (no en piscinas o tanques de acuario) en las que no hubo ningún tipo de provocación por parte de la víctima*. Son 18 casos menos que la media anual de los últimos 5 años, que se sitúa en 82. Aquí tenéis las cifras:
  • 64 ataques no provocados. 2 menos que en 2018.
  • 2 personas fallecidas. La mitad que durante el año anterior. Los desgraciados accidentes ocurrieron uno en las Bahamas y el otro en la isla de Reunión. Hubo 3 fallecidos más en circunstancias muy dudosas.
  • Distribución de los incidentes. Los EEUU, siguiendo la tradición, es el país donde más incidentes se han registrado, con un total de 41 (9 más que en 2018): 21 en Florida, 9 en Hawái, 3 en California y en Carolina del Norte, y 1 en los estados de Georgia, Oregón, Rhode Island, Carolina del Sur e Islas Vírgenes. Significativamente, no hubo ni una sola muerte.
        En Australia se registraron 11 incidentes, 9 menos que el año anterior. Según el Australian Shark Attack File fueron 6 en Queensland, 4 en Nueva Gales del Sur y 1 en Australia Occidental (el ISAF habla de 4 en Queensland y 6 en Nueva Gales del Sur, alguien se ha hecho un lío).
        En Sudáfrica se produjeron 2 ataques no provocados, otros dos en las Bahamas y uno en cada uno de las siguientes regiones del mundo: Canarias, Caribe, Cuba, Guam, Israel, México, Nueva Caledonia, Polinesia Francesa y Reunión.
  • Tipología de las víctimas. Como es obvio, habida cuenta del tiempo que pasan en el agua en zonas tan sensibles como las rompientes, los surfistas y demás practicantes de deportes de tabla son el colectivo más expuesto a este tipo de desafortunados encuentros con tiburones: han sido coprotagonistas involuntarios en nada menos que el 53% de incidentes.
         En cuanto al resto, el 25% de las víctimas fueron nadadores y bañistas; el 11%, practicantes de snorkel y apnea; 8% body-surfers, y el 3% submarinistas.

Los datos son testarudos. Un año más vienen a demostrar que los tiburones no son bichos sanguinarios dispuestos a triturar personas a la mínima que uno deja una pata en el agua. Pero son un excelente reclamo para rellenar espacios y de paso aumentar la audiencia de telediarios y periódicos, sobre todo cuando se acerca el verano. Muchos (demasiados) periodistas demuestran ser más testarudos que las cifras y siguen entregados al más rastrero sensacionalismo con el objetivo de ganar un par de lectores más mintiendo sobre estos animales: si la realidad dice otra cosa, peor para la realidad.
     Todos los años hacemos las mismas reflexiones: cada vez hay más personas disfrutando del océano, lo que incrementa el riesgo potencial de un encuentro (o encontronazo) no deseado, y sin embargo el riesgo real es ínfimo. Podéis ver un resumen y un análisis más profundo en el artículo del año pasado: Ataques 2018.

⇒ATAQUES DE TIBURÓN CIGARRO. Sin duda el dato más curioso es el registro de tres ataques del tiburón cigarro (Isistius brasiliensis), un bicho tan pequeño como matón y puñetero, si me permitís la expresión, por el que es difícil no sentir cariño e incluso fascinación. Y es que esta cosa alargada, canija y escuchimizada se atreve incluso con uno de los reyes del océano, ¡con el gran tiburón blanco! Podéis leer sobre ello en Cuando el pez chico ataca al pez grande.
     Los tres ataques se produjeron sobre nadadores de larga distancia que cruzaban, ¡por la noche!, el canal de Kaiwi, en Hawái, que separa las islas de Oahu y Molokai (si es que a quién se le ocurre; se ve que hay gente que parece que lo está pidiendo a gritos). De ello nos hicimos eco en su momento, cuando aprovechamos para actualizar un artículo que ha gustado bastante, El ataque del tiburón cigarro.
     Con justicia, y cierto gracejo, el ISAF habla de "El año del tiburón cigarro".

⇒MÁS TIBURONES QUE SIGUEN A LOS BARCOS DE PESCA. Un dato que da que pensar es el aumento en los informes de pescadores, particularmente de la costa este norteamericana, que hablan de grandes números de tiburones que siguen a los barcos pesqueros para arrebatar los peces que caen en los diversos aparejos. Los expertos descartan que esto pueda deberse a que hay más tiburones en el mar. En realidad, el asunto parece estar más relacionado con el descenso de las poblaciones de peces, también detectado por los propios pescadores. Ante la falta de presas, los tiburones están buscándose la vida como pueden. Muy preocupante.

Tiburón blanco (Carcharodon carcharias). Foto: Euan Rannachan.

_________________________________
*41 incidentes fueron calificados de "ataques provocados". Se consideran ataques provocados aquellas situaciones en las que es la persona quien consciente o inconscientemente desencadena una reacción agresiva en el tiburón. Por ejemplo al desengancharlo de una red o anzuelo, al querer tocarlo, acariciarlo o darle de comer, en situaciones de pesca con arpón, etc.
     De los restantes 35 incidentes investigados y descartados, 12 fueron situaciones en las que el tiburón mordía el casco o el motor de una embarcación; otro fue un caso de mordeduras postmortem; otro más implicó a un buceador dentro de un acuario. Tres supuestos "ataques" fueron muy posiblemente obra de especies distintas del tiburón; en otros 9 si intervinieron tiburones, pero fue imposible conocer las circunstancias exactas para determinar si fueron provocados o no provocados. Finalmente, hubo 9 casos no confirmados.

jueves, 9 de enero de 2020

Un alitán llamado quenlla

Foto publicada en La Voz de Galicia del 26-V-2017.
Una forma tan agradable como cualquier otra de estrenar un nuevo año es refrescarse con una vieja noticia. Esto es lo que hoy os propongo aprovechando una de esas joyas periodísticas con las que de vez en cuando La Voz de Galicia nos regala la vista y el intelecto a partes iguales. Apareció publicada en la edición de Carballo del 26 de mayo de 2017, es decir, hace algo más de 2 años. Di con ella por casualidad hace pocos días... y no lo he podido resistir. Ahora vais a entender por qué:

martes, 31 de diciembre de 2019

Diferenciando el alitán de la pintarroja

Arriba: Pintarroja (foto: Ramón Fernández). Abajo: Alitán (fotos: Eliseo Ruiz).
La pintarroja (Scyliorhinus canicula) y el alitán (Scyliorhinus stellaris) son tiburones íntimamente emparentados entre si; son algo así como primos hermanos dentro de la amplísima y abigarrada familia Scyliorhinidae. Esto explica por qué son tan parecidos. Ambos comparten una serie de rasgos anatómicos que hacen que no poca gente los confunda: pequeña talla y aletas pequeñas, dorsales bastante retrasadas, morro corto, ojos relativamente grandes y librea más o menos parduzca con manchas oscuras en dorso y flancos. Sin embargo, a poco que nos fijemos, las diferencias se nos aparecen con bastante nitidez. Aquí os presentamos algunas claves.

sábado, 30 de noviembre de 2019

CITES 2019, ICCAT y los marrajos

Marrajo (Isurus oxyrinchus). Foto: Joe Romeiro.
1. CITES 2019. La XVIII Conferencia de las Partes de la CITES (Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres) celebrada en Ginebra durante la segunda quincena del pasado agosto aprobó la inclusión del marrajo (Isurus oxyrinchus) y del marrajo negro o marrajo de aleta larga (Isurus paucus) en su Apéndice II¹. Como sabéis, este apéndice recoge aquellas especies que todavía no están seriamente amenazadas de extinción, pero cuyo comercio debe ser regulado y controlado a fin de que eso no ocurra. A partir de ahora, los marrajos solo podrán ser objeto de pesca y comercio por los algo más de 180 países que han suscrito el acuerdo CITES mientras se demuestre que ello no amenaza su supervivencia. Menos es nada. La propuesta, formulada por México, obtuvo el respaldo de 102 votos a favor y 40 en contra, un cifra récord, según parece. A favor, la UE, entre otros; en contra, países como Islandia, Nueva Zelanda, China o Japón y los EEUU.

jueves, 21 de noviembre de 2019

Lonja de Vigo 2017 y 2018

Tintoreras (Prionace glauca). Foto tomada de www.unterwasser.de
La lonja de Vigo es la más importante de Europa y una de las más importantes del mundo, por eso resulta tan interesante conocer sus estadísticas. ¿Cuántos tiburones pasan por ella cada año? ¿Cuáles son las principales especies? ¿Podría utilizarse el histórico de las descargas como un indicio —uno más entre muchos— con el que valorar el estado y evolución de las diferentes poblaciones?

lunes, 30 de septiembre de 2019

Los tiburones y el comercio de esclavos

Slavers Throwing Overboard the Dead and Dying—Typhoon Coming ("Negreros arrojando por la borda a los muertos y los moribundos—Se aproxima un tifón"). J. M. W. Turner (1840). Cuadro inspirado en un suceso real.
El comercio atlántico de esclavos constituye, desde cualquier punto de vista, excepto tal vez el capitalista, uno de los episodios más atroces y sanguinarios de la historia de la humanidad... y de la inhumanidad que le es consustancial. A lo largo de 300 años de horror, millones de personas fueron brutalmente arrancadas de sus tierras, almacenadas en buques en peores condiciones que el ganado y transportadas al otro lado del océano convertidas en esclavos. El feroz salvajismo con el que unos supuestos seres humanos se ensañaron con sus semejantes es solo comparable con el exhibido (diferencias cuantitativas aparte) durante otros episodios de nuestro glorioso pasado como el exterminio de los indígenas de Tierra del Fuego, la conquista del Congo, o los campos de exterminio de los nazis¹. Centenares de miles de almas se dejaron la vida durante la interminable travesía del Atlántico, bien víctimas de la enfermedad, bien del castigo, bien para huir de su prisión. Todos acabaron en el mar.

sábado, 31 de agosto de 2019

Diferenciando marrajos de tintoreras

Marrajo (Isurus oxyrinchus) y tintorera (Prionace glauca). Foto: Andy Murch, Elasmodiver.
Hace unos días la playa da Frouxeira fue clausurada durante varias horas debido a la presencia de un grupo de pequeños tiburones. El coordinador de playas de Valdoviño explicó a la prensa que se trataba de "seis o siete tiburones mako", lo cual originó un debate en la prensa y en las redes sociales repleto de inexactitudes y de confusión. En realidad eran pequeñas crías de tintorera, absolutamente inofensivas, y no makos (término con el que en inglés se conoce al marrajo); pero parece que por lo que sea esta palabra tiene gancho, yo creo que tal vez porque genera más inquietud entre el público, tiene una especie de aura hollywoodiense, y algunos empezaron a ver makos por todas partes, y por extensión, marrajos.