Diversidad, biología, evolución, ecología, pesca, conservación, evolución, con especial atención a las especies presentes en Galicia.

viernes, 30 de septiembre de 2022

El cortejo del peregrino

Foto: Irish Basking Shark Group.

Hace unos días se publicaba un fantástico trabajo¹ que desvela el misterio de uno de los comportamientos más enigmáticos y sorprendentes de los tiburones peregrino (Cetorhinus maximus): las reuniones de decenas o incluso centenares de individuos que se pasan horas nadando en círculos sin un motivo aparente.

Este tipo de agregaciones no eran desconocidas para los científicos. Ya habían sido observadas en diversas ocasiones desde mediados del siglo pasado en varios puntos del Atlántico norte, fundamentalmente en su lado occidental (costa este de Canadá y los EEUU): grupos de hasta 1398² individuos que nadaban lentamente unos detrás de los otros, bien en hileras, bien en formación echelon, trazando enormes anillos cerca de la superficie como un toscote corro infantil. Unas veces era evidente que los tiburones se estaban alimentando puesto que se les veía filtrando el agua con sus inmensas bocas abiertas y las aberturas branquiales desplegadas. Muchas otras veces, en cambio, no era así, no había señal de actividad trófica, con lo que se especulaba que podía tratarse de algún tipo de ceremonia de cortejo.

Se sabía que las zonas oceánicas de alta productividad constituyen un imán para estos grandes filtradores, que acuden a ellas en abundantes números para degustar su rica sopa de plancton, y se sospechaba que podían cumplir también una función social: propiciar el encuentro en torno a una mesa, utilizando un símil humano, de un puñado de individuos solitarios y esquivos durante el cual podrían conocerse y encontrar pareja. Sin embargo, como es obvio, no se podía ir más allá de la especulación sin contar con datos concretos. La gran mayoría de las observaciones eran superficiales (nunca mejor dicho), hechas desde un avión a baja o media altura, con lo que no era posible determinar correctamente la talla ni el sexo de los tiburones y conocer si eran adultos o no, dato indispensable para poder hablar de cortejo.

Captura del vídeo publicado por la MBA y el IBSG.

Pero esta vez sí se ha podido ir más allá. Un equipo formado por biólogos marinos de la Marine Biological Association y el Irish Basking Shark Group ha logrado mirar bajo la superficie y ver qué ocurre en el seno de esas impresionantes formaciones circulares. Y lo que han descubierto combinando imágenes de dron con grabaciones submarinas y observaciones directas es algo extraordinario, un mundo de una complejidad insospechada.

Una de las primeras cosas que observaron fue que esos anillos o discos giratorios que se veían desde el aire son en realidad estructuras tridimensionales sumamente dinámicas que tienen forma de rosquillas gigantes. Técnicamente los autores hablan de "toros sólidos". En geometría un toro es un tipo de superficie de revolución que se genera cuando una circunferencia se pone en rotación alrededor de un eje. Vamos, una rosquilla o, si lo preferís, tal vez mejor un flotador gigante.

Izq. Imagen de dron. Fuente: Sims et al., JFB, 2022. Dcha. Toro de anillo. Fuente: Encyklopedia PWN.

A lo largo de tres veranos entre agosto de 2016 y septiembre de 2021, los científicos lograron estudiar diecinueve toros formados a unos 6-20 km de la costa occidental de Irlanda, en la bahía de Galway, entre las islas de Aran y el estuario del Shannon. Tenían diámetros de entre 17-39 m y estaban formados por grupos de seis a veintitrés individuos distribuidos en capas verticales que podían llegar hasta los dieciséis metros de profundidad.

Todos sus integrantes eran adultos de ambos sexos con una longitud media de unos 730 cm (entre 540-950 cm), lo cual concuerda con las tallas de madurez observadas para el Cetorhinus, y ninguno estaba alimentándose pese a que había bastante zooplancton en el agua. En algún caso en la misma zona había ballenas jorobadas (Megaptera novaengliae), rorcuales aliblancos (Balaenoptera acutorostrata), atunes rojos (Thunnus thynnus), delfines comunes (Delphinus delphis) y numerosas aves marinas alimentándose de jureles (Trachurus trachurus) y espadines (Sprattus sprattus). 

Los tiburones se desplazaban muy lentamente, a menos de un metro por segundo, y siempre en un mismo sentido, horario o antihorario, indistintamente, si bien un toro podía invertir su sentido de giro en pocos minutos. Las grabaciones muestran como de pronto un ejemplar se separaba de su borde exterior, seguido por uno o varios compañeros, al poco rato se daba la vuelta y, siempre con el pequeño grupo detrás, regresaba al punto de partida, ahora nadando en sentido contrario; y en menos de un minuto el resto de los componentes había cambiado de dirección. 
     Se pudo comprobar que los ejemplares próximos al centro del toro se desplazaban a menor velocidad que los situados en su borde exterior, lo que puede entenderse como una voluntad para mantener la natación en paralelo de los unos respecto de los otros.

Foto: Nick Pfeiffer, Irish Basking Shark Group.

Y es que las observaciones muestran que la estructura toroide de estos agrupamientos facilita extraordinariamente las interacciones rápidas entre individuos en constante movimiento. Los integrantes de un toro se trasladaban de un lugar a otro e interactuaban o se comunicaban entre si mediante una rica variedad de recursos kinésicos y proxémicos como la natación en paralelo, los contactos físicos de aleta con aleta o de aleta con cuerpo, ponerse de costado para mostrar la superficie ventral al vecino o vecinos que se acercaban por detrás, etc. No se detectó ninguna diferencia importante en el comportamiento de los machos y las hembras ni tampoco en su ubicación en el interior de los toros, a excepción del macho más pequeño, de 540 cm, que se mantuvo casi siempre en un lugar próximo al centro de giro. 

En algo más del 50% de los toros se observaron saltos fuera del agua, alguno protagonizado por un macho —sus pterigópodos eran visibles desde la embarcación—, el famoso breaching. No es un porcentaje tan significativo que permita relacionar de forma directa o unívoca este comportamiento con el cortejo, como sostienen algunos científicos (mediante el breaching los machos competirían entre si y las hembras anunciarían que están receptivas). Podría tratarse quizá de algún tipo de sistema de comunicación que todavía hay que investigar un poco más (más información en El salto del Cetorhinus).

El estudio describe un comportamiento particularmente curioso e interesante que también implica a ellas y a ellos por igual. Imaginad: dos grandes tiburones de diferente sexo nadando en paralelo; uno de ellos se pone de lado mostrándole al otro su superficie ventral —sus genitales, cabe suponer—; y este comienza entonces a mover su cabeza repetidamente arriba y abajo, como si estuviese asintiendo, y levanta la cola. ¿No es extraordinario? En uno de los casos en que era la hembra quien asentía, el macho completó el giro lateral hasta ponerse en vertical y realizar una breve inmersión. Se desconoce si al final ella terminó yendo tras él... o viceversa.

Captura del vídeo publicado por la MBA y el IBSG.

Tomados en su conjunto, todo esta variedad de comportamientos parece apuntar inequívocamente a una complejo sistema de cortejo. Los toros funcionarían de este modo como una plataforma de citas rápidas o speed dating, como dicen los autores: los participantes llegan, se buscan, se observan, se reconocen, se exhiben y se ofrecen con la finalidad de encontrar una pareja³. En una ocasión observaron como una hembra pasaba por debajo de un gran macho rozándole —¿frotándole?— los pterigópodos con la dorsal, un atrevimiento cuyas consecuencias, si las hubo —que ojalá si, y de las gustosas—, se produjeron lejos de las cámaras de los científicos. Otro dato importante es que los machos grandes tendían a asociarse con la hembra de mayor tamaño. Uno de ellos se le vio nadando por debajo de las hembras, cerca de sus cloacas, posiblemente en busca de señales químicas que informasen de su disponibilidad.

No se ha podido observar el apareamiento de estos tiburones. Tal vez tiene lugar en aguas profundas, lejos de la mirada de los científicos; quién sabe. Pero sí se detectaron abrasiones y marcas recientes de mordiscos en las aletas pectorales de algunas hembras, así como abrasiones en los pterigópodos de algunos machos, que parecen indicios de una reciente cópula o intento de cópula. Por otro lado, las cámaras submarinas confirmaron que en un amplio porcentaje las hembras mostraban tonos de color más claros que los machos. Estos cambios o variaciones de color durante el cortejo y apareamiento han sido detectados en otros tiburones como los nodrizas (Ginglymostoma cirratum) y los tiburones toro (Carcharias taurus), lo que parece apuntalar la conclusión del estudio.

Izq. Fotografía en la que se aprecia la coloración más clara de las hembras (F) en comparación con la de los machos. Decha. Captura del vídeo publicado por la MBA y el IBSG.

Estas grandes formaciones de tiburones peregrino sin actividad trófica se han registrado siempre a finales del verano, entre los meses de agosto y septiembre, tras las grandes agregaciones que a partir de la primera se producen en las zonas de alta productividad de zooplancton. Los toros se formaban en los márgenes fríos de los frentes oceánicos, que conocemos concentran enormes cantidades de nutrientes. Esto viene a corroborar las primeras hipótesis de que la conducta alimentaria desemboca en comportamientos reproductores.

En el océano los grandes eventos gastronómicos derivan en una suerte de baile de sociedad, en una oportunidad preciosa para que estos solitarios gigantones encuentren una pareja. 

Es la primera vez que se observa y estudia este fenómeno en aguas del Atlántico nororiental. Este trabajo debería ser tenido muy en cuenta para diseñar estrategias para proteger estas zonas de cortejo con el fin de recuperar las poblaciones de una especie que ha sido brutalmente eliminada de nuestro mar.

Captura del vídeo publicado por la MBA y el IBSG.

________________________

¹David W. Sims, Simon D. Berrow, Ken M. O'Sullivan, Nicholas J. Pfeiffer, Richard Collins, Kev L. Smith, Brianna M. Pfeiffer, Paul Connery, Shane Wasik, Lois Flounders, Nuno Queiroz, Nicolas E. Humphries, Freya C. Womersley & Emily J. Southall (2022). Circles in the sea: annual courtship "torus" behaviour of basking sharks Cetorhinus maximus identified in the eastern North Atlantic Ocean. Journal of Fish Biology, 1-22. https://doi.org/10.1111/jfb.15187

²Esta espectacular agregación fue detectada el tres de noviembre de 2013 frente a la costa oriental norteamericana, al sur de Nueva Inglaterra: había ejemplares alimentándose, otros pegando saltos, otros nadando en formación echelon... Impresionante. Véase L. M. Crowe, O. O'Brien, T. H. Curtis, S. M. Leiter, R. D. Kenney, P. Duley & S. D. Kraus (2018). Characterization of large basking shark Cetorhinus maximus aggregations in the Western North Atlantic Ocean. Journal of Fish Biology, 92. 1371-1384. https://doi.org/10.1111/jfb.13592

³Los seres humanos, como criaturas racionales que somos, hacemos más o menos lo mismo, pero buscando el espectáculo: ellos y ellas, ellas y ellos, se reúnen, bien disfrazados y tatuados, delante de decenas de cámaras de televisión para exhibirse antes miles y miles de sus congéneres con el objetivo de exhibir sus técnicas y fortalezas para logar la cópula y, a la vez, desalentar a posibles competidores/as.


miércoles, 31 de agosto de 2022

52 grandes blancos

Fig. 1. La inmensa lamia o llamia de unos 550-600 cm capturada en la almadraba de Tabarca (Alicante) en agosto de 1946. Foto: Francisco Sánchez.

El tiburón blanco (Carcharodon carcharias) es uno de los depredadores más formidables del océano y seguramente, desde Spielberg, el que mejor encarna el monstruo de nuestras pesadillas. Por eso las noticias sobre avistamientos, supuestos o reales, de ejemplares gigantescos tienen tanta acogida en todos los medios de comunicación y redes sociales, donde por desgracia la ficción tiene demasiadas veces más recorrido que la realidad. 

martes, 16 de agosto de 2022

Tintoreras en la mejor compañía

Tintoreras en el Cantábrico. Foto: Isaías Cruz, MAKO PAKO.

Hace unos días pude cumplir uno de mis sueños más queridos y largamente deseados en esto de los tiburones: nadar con tintoreras en mar abierto. Fue una jornada inolvidable vivida en la mejor compañía. Esta es una pequeña crónica.

lunes, 25 de julio de 2022

Muros, zona quenlla 2021

Muros, 28 de julio 2021.

Parece que Muros tiene algo que gusta mucho a las crías de quenlla o tintorera (Prionace glauca), porque casi todos los años hacia mediados-finales de julio viajan hasta allí para instalarse en su muelle durante días o incluso semanas. Tal vez les atraiga su gastronomía o quizás es que encuentran el entorno particularmente acogedor y agradable, o puede que sea una combinación de ambas. Lo cierto es que se trata de un acontecimiento excepcional que debemos aprender a valorar, cuidar y disfrutar.

jueves, 7 de julio de 2022

Solrayo (Odontaspis ferox)

Odontaspis ferox fotografiado en El Hierro. Foto de Francis Pérez tomada de verdeyazul.diarioinformación.com

Solrayo

Odontaspis ferox (Risso, 1810)

(es. Solrayo, sarda; gal. Solraio, tiburón de area; port. Tubarão-areia; in. Smalltooth sandtiger.)

Orden: Lamniformes

Familia: Odontaspididae

El solrayo es un tiburón tan impresionante como enigmático. Tiene un buen tamaño y está dotado de una gran boca repleta de dientes formidables, bien largos y visibles, que le confieren ese aspecto de criatura salvaje y despiadada que su nombre científico parece querer reflejar. El significado del adjetivo latino ferox es evidente, mientras que el nombre genérico es un compuesto de las voces griegas odontos 'diente' y aspis 'víbora, cobra'. El binomio puede traducirse como "feroz dientes de víbora". Sin embargo, la realidad es que el Odontaspis es un animal tranquilo y pachorrón que va a lo suyo recorriendo lentamente el fondo del océano lejos del ser humano, por el que, las pocas veces que se lo encuentra, no siente demasiado interés. Ni para un pincho.

miércoles, 15 de junio de 2022

Primera cita del solrayo (Odontaspis ferox) en Galicia

Foto: Toño Maño.

El pasado jueves dos de junio apareció en Vilanova de Arousa una hembra de solrayo (Odontaspis ferox) de casi tres metros y medio de longitud. Había entrado por la estrecha bocana de su ría y, tras recorrer más de un kilómetro, llegado hasta el fondo de la ensenada, de donde ya no pudo volver. Se trata de la primera cita de esta especie en Galicia. Un acontecimiento biológico excepcional que no empaña la tristeza de ver un animal tan extraordinario terminar sus días en un lugar que no es el suyo.

lunes, 30 de mayo de 2022

Primer registro de negrito (Etmpoterus spinax) con leucismo.

Comparación entre la coloración natural de un negrito con la del ejemplar con leucismo (vistas lateral (a) y dorsal (b)), y detalle de la cabeza (c), donde se observa el ojo con su color normal. Fuente: Arronte et al., Journal of Applied Ichthyology, 2022.

Los tiburones tienen un patrón de color específico que les sirve para ocultarse tanto de las posibles presas como de los posibles depredadores. Este patrón depende en buena medida del tipo de hábitat en el que se mueven. Muchas especies de profundidad como los etmoptéridos (familia Etmopteridae) suelen presentar una coloración oscura más o menos uniforme gracias a la cual sus siluetas se desdibujan y diluyen en la negrura del mar profundo. Por este motivo resulta particularmente sorprendente el reciente hallazgo de un ejemplar de esta familia con leucismo.

martes, 17 de mayo de 2022

Tollo lucero liso (Etmopterus pusillus)

Etmopterus pusillus. Foto: Alex Rogers, Deep Sea Research, 2016.

Tollo lucero liso

Etmopterus pusillus (Lowe, 1839)

(es. Tollo lucero liso; gal. Gata de mar, gata; por. Xarinha-preta, lixinha-da-fondura lisa; in. Smooth lanternshark.)

Orden: Squaliformes

Familia: Etmopteridae

Con la gata de mar o tollo lucero liso (Etmopterus pusillus) completamos la tríada de etmoptéridos presentes en el mar de Galicia, junto con el negrito (Etmopterus spinax) y el tollo lucero raspa (Etmopterus princeps). Estos preciosos bichos, con toda justicia conocidos en inglés como "tiburones linterna" (lanternsharks), son unos pequeños tiburones que se caracterizan porque su piel presenta bandas de fotóforos (orgánulos generadores de luz) de diversos tamaños y formas con los que iluminan la penumbra de nuestro mar profundo... y de nuestra vida.

lunes, 9 de mayo de 2022

Migraciones verticales del cazón

Cazón (Galeorhinus galeus). Foto: Andy Murch, bigfishexpeditions.com (editada).

El cazón es un tiburón de tamaño mediano que suele vivir en zonas más o menos cercanas a la costa, por lo que no es raro encontrárnoslo tanto en las lonjas como, bien muerto y troceado, en las mesas de nuestros restaurantes y de no pocas de nuestras casas, de ahí que nos resulte un bicho relativamente familiar, casi doméstico. Sin embargo, hay todavía muchas cosas que desconocemos de él. Cada estudio que sale a la luz nos descubre datos que dibujan un comportamiento de asombrosa plasticidad, como el que hoy vamos a comentar.

jueves, 7 de abril de 2022

Lonja de Vigo 2021

Marrajos (Isurus oxyrinchus).

Un año más, os presento un breve informe sobre las descargas de tiburón en la lonja de Vigo a lo largo del pasado 2021 según los datos publicados por la Autoridad Portuaria.

martes, 29 de marzo de 2022

Tiburones para alimentar mascotas

Montaje para arruinar una extraordinaria fotografía de Isaías Cruz, de Mako Pako, realizada en una de sus salidas para la observación de tintoreras en el Cantábrico.

Un trabajo publicado hace pocas semanas¹ ha venido a constatar de qué manera legalmente fraudulenta la carne de tiburón está entrando a formar parte de la comida que damos a nuestras mascotas.

lunes, 28 de febrero de 2022

A palos con el campeón de los mares

"El tiburón es el campeón de los mares". Imagen publicada en el periódico El Pueblo Gallego el 20/10/1955. Los datos parecen un pelín imprecisos.

El tiburón no tiene por costumbre atacar a las personas (para eso ya nos bastamos las propias personas, no necesitamos ayuda). No obstante, hay situaciones en las que es importante saber cómo actuar cuando uno se encuentra con uno de nuestros amados bichos.

lunes, 31 de enero de 2022

Ataques 2021

Tiburón blanco (Carcharodon carcharias). Foto: Rodney Fox Great White Shark Expeditions.

El Archivo Internacional de Ataques de Tiburón (ISAF, por sus siglas en inglés) acaba de publicar su informe anual sobre los ataques registrados en todo el mundo durante el pasado año 2021. Aquí tenéis todos los datos.