Diversidad, biología, evolución, ecología, pesca, conservación, evolución, con especial atención a las especies presentes en Galicia.

viernes, 28 de octubre de 2022

Cutre Shark: Diez de las más delirantes (y cutres) películas de tiburones

El aterrador tiburón poseído de Shark Exorcist (2015).

Si eres de los que siempre han pensado que Sharknado resulta demasiado realista, que incluso costó trabajo convencerte de que no era una peli de Ken Loach, esta selección de obras maestras del séptimo arte es la tuya. Efectos digitales cutres hasta el desvarío, actores (?) a los que no conocen ni en su casa (si la tienen), tramas delirantes, cientos de cabezas, brazos, patas y vísceras arrancadas y/o trituradas entre gruñidos de tiburón, litros de salsa de tomate o mermelada de fresa aguada, y alaridos de dolor y espanto.

Existen centenares de cutre-películas de tiburones con las que se podrían confeccionar muchas listas como esta con arreglo al más variado tipo de criterios. Como es obvio teniendo en cuenta las fechas en las que estamos, me he centrado en aquellas donde intervienen elementos del más allá combinados con elementos del más acá: espíritus del mal y pescadores deportivos de tendencias sádicas, criaturas diabólicas y sheriffs del condado, zombies y labriegos de Kentucky, grutas submarinas encantadas y verdes prados con vacas, nazis malignos y agentes del FBI, playas y lanchas repletas de chavalas en bikini y chavales en boxer o fardahuevos, campos de maíz y laboratorios secretos del gobierno, monjas demoníacas y científicos muñones, maldiciones bíblicas, islas paradisíacas, vampiros... y algún tiburón. Gloria bendita.

El objetivo de este cutre artículo y esta cutre lista es doble: por un lado, aportar unos cuantos barriles de alpiste estético y leña temática a estas celebraciones de Halloween o Samaín, o lo que sea que uséis como excusa para desconectar de una realidad a veces tan desoladora. Por el otro, introducir un pequeño paréntesis humorístico que, después de diez años, no viene mal para este blog.

Vamos allá.

Los dibujos de las carátulas son lo más realista que vais a encontrar en las películas.

1. Sky Sharks. Alemania. 2020. 101 minutos. Dirección: Marc Fehse. Reparto: Cary-Hiroyuki Tagawa, Naomi Grossman, Tony Rod, etc. Una expedición geológica al Ártico descubre casualmente (así son los grandes hallazgos) un laboratorio alemán de finales de la II Guerra Mundial donde los nazis habían estado desarrollando en secreto un arma poderosísima, devastadora, terrible y muy malvada con el objetivo de destruir y dominar el mundo. Como era de esperar, los científicos acaban activándola sin querer, despertando ejércitos de zombies nazis (superhombres manipulados genéticamente) que teledirigen e incluso cabalgan super tiburones zombis voladores, también manipulados genéticamente y también nazis, que atacan todo cuanto surca los cielos y todo cuanto camina, se arrastra o fornica por debajo de ellos. Peeeero, la solución viene de la mano de un equipo de soldados norteamericanos caídos en Vietnam, no exactamente zombies, sino resucitados, los Dead Flesh Four. La película está cargada de cutre efectos digitales y mucho, muchísimo gore, con un interesante punto de humor negro. Un delirio surgido de alguna noche de calenturas neuronales y, posiblemente, alucinógenos. Tecnología y diseño alemanes que solo podían tener este merecidísimo primer puesto en la lista.

2. Sharkula. EEUU. 2022. 71 minutos. Dirección: Mark Polonia. Reparto: Jeff Kirkendall, Kyle Rappaport, Titus Himmelberger, etc. El juego de palabras del título es tan evidente como poco serio porque te destroza la película antes de verla, y eso da mucha rabia. La leyenda de Drácula ("Un hombre con una capa, ojos penetrantes y que habla con acento") se mantiene viva (es una forma de decirlo) en un turístico pueblo costero de los EEUU, que de pronto se ve amenazado por un tiburón vampiro ("pez diablo de las aguas") que resulta que viene ultraconectado con el Conde (esto puede pareceros obvio, pero si lo pensáis no lo es tanto), etc. Este, a su vez  vive rodeado de unos vampirozombies o zombivampiros particularmente cutres que quieren acabar con todos los habitantes de la zona y también, si es posible, con el resto del mundo. Unos estudiantes con aspecto de jubilados de la tuna compostelana tras 25 años de servicio llegan al pueblo para, según aseguran, preparar una tesis. Ellos serán los encargados de arreglar la situación (claro, son universitarios). Menos mal que Bram Stoker no puede levantar la cabeza ... ¿O si? En cutrez debería ostentar el primer puesto de la lista.

1. Espeluznante ataque en un maizal (y luego aquí hay gente que se queja de los jabalíes) en Sharks of the Corn.  2. Como bien pone de manifiesto Zombie Shark, uno de los mayores problemas de los tiburones zombies es que no hay dios que los mate. Es cosa de especialistas, no se puede dejar en la mano de cualquiera. 3. El espectro vengador de Ghost Shark en pleno ataque.

3. Shark Exorcist. EEUU. 2015. 71 minutos. Dirección: Donald Farmer. Reparto: Angela Kerecz, Channing Dodson, Bobby Kerecz, etc. El título lo dice todo y el subtítulo todo y un poco más: "Satán tiene mandíbulas". Un joven y aguerrido sacerdote de los de sotana y alzacuellos se enfrenta al mismísimo diablo con mandíbulas. Y todo por culpa de una monja puñetera, demoniaca, rencorosa y tan ruin que no se le ocurre otra cosa que invocar al demonio para que posea el cuerpo de un tiburón asesino con el solo objetivo de vengarse de la humanidad (no se entiende muy bien por qué quiere vengarse, pero tampoco importa mucho) y traerle todo el mal posible devorando chavalas en bikini. Alguien debería investigar algún día por qué las monjas les tienen tanta tirria a los bikinis, porque en la peli tampoco se explica. Claramente deudora del neorrealismo italiano, las malas lenguas aseguran que lo más caro de la producción fue la cámara que tomaron prestada para rodarla. También se dice en los corrillos más frikis que hubo un crowdfunding para una secuela que ignoro si llegó a materializarse.

4. Ghost Shark. EEUU. 2013. 87 minutos. Dirección: Griff Furst. Reparto: Mackenzie Rosman, Richard Moll, Robert Aberdeen, etc. A ver, el punto de partida de este subproducto para televisión no está tan mal: un pescador deportivo y su hija torturan con saña y matan miserablemente a un tiburón blanco que creen que les ha comido la pesca. El cadáver del animal se hunde hasta una cueva submarina que resulta que está encantada y donde resucita transformado en un sanguinario espíritu que no solo vuelve para vengarse de sus asesinos, sino de todo cristo viviente. Lo más interesante es que el tiburón fantasma ataca con pasmosa brutalidad en cualquier lugar donde haya algo de agua: piscinas, charcas, cañerías, un vaso de agua... ¡la lluvia! Es salvaje y muy graciosa.
     Como es natural, hay una secuela, Ghost Shark 2: Urban Jaws (Nueva Zelanda. 2015. 76 minutos. Dirección: Johnny Hall & Andrew Todd. Reparto: Campbell Cooley, Johnny Hall, Steve Austin, etc.), que no tiene nada que ver con ella, pero no importa. Un espíritu maligno con forma de tiburón decide atacar Auckland, y su alcalde lo que hace es llamar a un cazador de tiburones fantasma para que se ocupe. Esto se llama eficacia. No se le ocurren cosas como agarrar al monstruo, envolverlo en lucecitas de navidad y exponerlo junto al Corte Inglés para salir en el telediario. En absoluto. Siendo un espíritu maligno, lo que hay que hacer es matarlo como dios manda y listo. Qué envidia dan los pueblos con gestores de este nivel de seriedad y eficiciencia.

1 y 2. La escalofriante criatura de Sharkenstein (obsérvese las vacas en el prado, al fondo a la izquierda). 3. Superhombres zombies nazis a lomos de tiburones zombies nazis en la tremebunda Sky Shark. 4. Uno de los mayores problemas de los espectros de tiburón asesino es que no se limitan a matar en el mar o cerca de él, sino que es fácil que se desmanden y se atrevan también con las piscinas de tierra adentro, como vemos en esta escena de Ouija Shark, en la que también podemos constatar que la tipa que está a punto de ser devorada no tiene nada que ver con la chavala que pintan en la carátula.

5. Toxic Shark. EEUU. 2017. 87 minutos. Dirección: Cole Sharpe. Reparto: Kabby Borders, Eric Etebari, Christina Masterson, etc. El océano está cada vez más contaminado por sustancias peligrosísimas, lo que puede traer consecuencias no muy deseadas para las personas. Esta película es un buen ejemplo de ello. En las aguas que rodean un resort para jóvenes solteros ubicado en algún lugar de Costa Rica habita un tiburón mutante asesino (y menudo tiburón mutante asesino), un engendro perverso que, por culpa de unas espantosas mutaciones genéticas provocadas por las elevadas concentraciones de arsénico, es capaz de matar dentro y fuera del mar, aunque, a diferencia de otros engendros asesinos, sin necesidad de salirse de él. Resulta que en la superficie dorsal, más o menos a la altura de la cabeza, al bicho le ha salido una prolongación, una especie de pitocho (en el cartel de la película se ve muy bien), desde la que dispara chorros de un engrudo verdoso que convierte a las personas en hambrientos muertos vivientes que se lían a dentelladas con sus semejantes. Ahí es nada. 

6. Zombie Shark. EEUU. 2015. 86 minutos. Dirección: Misty Talley. Reparto: Becky Andrews, Ross Britz, Carter Burch, etc. Unas chicas se van de escapada de fin de semana a una isla... donde se encuentran un banco de tiburones zombis producto (¿hace falta decirlo?) de un experimento militar secreto del gobierno. Siendo zombis, logicamente resulta dificilísimo exterminarlos, porque no dan muerto por mucho que les dispares o les claves cosas. Las niñas contratan a un pistolero a sueldo para ver qué se puede hacer. Al equipo se suma una científica que consigue no reírse durante el tiempo que aparece en escena. Ciencia y pistolas se unen para evitar que el mal termine con todo bicho viviente en la isla. Maravillosa y sincera.

7. Sharkenstein. EEUU. 2016. 85 minutos. Dirección: Mark Polonia. Reparto: Greta Volkova, Titus Himmelberger, Jeff Kirkendall, etc. De nuevo el dichoso juego de palabras. Qué manía estúpida esta de querer romper la intriga antes de darle al play solo para hacerse el ingenioso. En fin. En un diabólico y nunca visto experimento biológico (otro), unos científicos nazis (otros) construyeron, al final de la II Guerra Mundial, un tiburón super mortífero y super asesino a partir de órganos humanos y de cachos de los tiburones más sanguinarios que ha habido. La diabólica y cutrísima criatura reaparece sesenta años después en un turístico pueblo costero. Por su estructura y motor el bicho está preparado para matar tanto en el mar como en tierra (eficacia alemana): bañistas y vacas, todo lo que encuentra. Cabe valorar que algunos actores han sido capaces de no reírse a lo largo de la hora y pico que dura este engendro, como la que hace de doctora en la película anterior. Cibercutreactualización de una de las grandes obras del romanticismo inglés. 

8Ouija Shark. EEUU, 2020. 81 minutos. Dirección: Brett Kelly. Reparto: John Migliore, Zoe Towne, Peter Whittaker, etc. Unos jóvenes con un criterio tan exiguo como sus bikinis encuentran el tablero de una güija en la orilla y no se les ocurre otra idea que empezar a jugar con él. Como es natural, lo que convocan no es al espíritu de la abuela, sino el de un terrible tiburón espectral que se los quiere comer, a todos estos (que sería lo natural), pero también al resto del mundo, que no tenemos culpa ninguna. Para intentar arreglarlo recurren a un ocultista.
     Si alguien se queda con ganas, que sepáis que existe una segunda parte, en la que el bicho maléfico vuelve con más potencia y más ganas de enredar, lo que a su vez obliga al protagonista a emplearse más a fondo en un tour de force digno de los más épicos personajes de John Ford: Ouija Shark II. Canadá, 2022. 82 minutos. Dirección: John Migliore. Reparto: John Migliore, Deborah Jayne Reylly Smith, Kylie Gough, etc. Se ve que John Migliore, haciendo honor a su apellido, se toma en serio su trabajo.

1. El tiburón zombi de Zombie Shark lanzando un chorro de engrudo ácido. 2. El inefable Jeff Kirkendall, fijo en todas las películas de Mark Polonia, haciendo de Drácula mientras invita al Sharkula a ocuparse de una joven. 3. Si el espectro de Ouija Shark era devastador, el de Ouija Shark 2 ni os cuento (la imagen, impactante como pocas, habla por si misma). 4. El espíritu bíblico-diabólico de Noah's Shark prendiendo cual llama del infierno.

9. Noah's Shark. EEUU. 2021. 71 minutos. Dirección: Mark Polonia. Reparto: Jeff Kirkendall, Jamie Morgan, Titus Himmelberger, etc. Haciendo otro ingeniosísimo juego de palabras con Noah's Arc intraducible al español ("El carca de Noé", por ejemplo, suena bien, pero no se ajusta al contenido). Un telepredicador emprende la búsqueda del arca de Noé con un equipo de rodaje tipo Discovery Channel. Pero hete aquí que esta está protegida por una maldición bíblica encarnada en un terrible y super cutre tiburón prehistórico que no tardará en ponerse a dar cuenta de los cutre intrusos con la mayor saña y crueldad. En la trama hay otros elementos inquietantes que no he sabido descifrar.

10. Sharks of the Corn. EEUU. 2021. 105 minutos. Dirección: Tim Ritter. Reparto: Shannon Stockin, Ford Windstar, Steve Guynn, etc. Pues si. El título no engaña: tiburones blancos que atacan entre los campos de maíz de Druid Hills, Kentucky. Luego aquí los paisanos se quejan del jabalí. Es una peli exigente a nivel estructural, con una trama poliédrica que combina la historia de un asesino en serie que mata con mandíbulas de tiburón con una maldición de algún modo relacionada con una secta satánica liderada por una sacerdotisa malvada cuyos miembros usan capuchones y pasamontañas cutrísimos con forma de tiburón. Los personajes tienen nombres relacionados con actores y miembros del equipo técnico de Tiburón, la obra maestra de Spielberg. Es graciosa. 

Hala. Y ahora a disfrutar procurando no vomitar sobre el vecino.

BONUS TRACKS. Si ya habéis vomitado lo suficiente y os vuelve a entrar el hambre, permitidme dos películas más. La primera podría haberla añadido a la lista anterior, pero es que no salen tiburones de verdad, ni siquiera en versión espectral, sino en pesadilla. Se trata de Nightmare Shark (en castellano "La maldición de la bruja del sueño"), de 2018, dirigida por Griff Furst: supervivientes de ataques de tiburón acosados en sus sueños por un tiburón sobrenatural.

La segunda es otro subproducto para TV y muy apta para anticiparnos vomitivamente a la próxima gran celebración, la navidad. Es también del 2018 y también de Syfy: Santa Jaws. Dirigida por Mitsy Talley y protagonizada por gente que no conoce ni dios, viene con moraleja. Cuidado cuando deseéis que vuestra familia desaparezca y os deje pasar las navidades en paz, sobre todo si vivís en la costa. Al protagonista de la peli el deseo se le cumple, y de qué manera. Tibu Noel, con su gorra de Santa Claus en la dorsal y su cuerpo decorado con luces de navidad (encendidas), termina masacrando a los suyos. Es muy graciosa. 

1. Primer ataque de espectro de tiburón asesino jamás registrado en un vaso de agua. En Ghost Shark. 2. El tiburón de pesadilla en Nightmare Shark. 3 y 4. Tibu Noel con su gorro en la dorsal y su decoración navideña encargándose de familiares no deseados.

DEDICADO A LA GENTE BONITA Y FRIKI DEL FORO BLOGTIBURONES con quienes tanto he aprendido y tanto me he reído a lo largo de estos años (seguimos haciéndolo): Mireia, Joseclón, Fri (quien me pasó algunos enlaces), Dave, Tricky, Mako, Miguel, Nomacek (Emili)... y el gran Rafa, que nunca deja de estar aquí con nosotros.

"Ho, ho, ho... you son of a fish". Otro jueguecito de palabras imposible de traducir: "Jo, jo, jo... hijo de trucha (?)".


4 comentarios:

  1. No, si al final me harás llorar. ¿Has tenido el valor de verte todo eso o has hecho la crítica a partir del cartel y la sinopsis en la creencia - seguramente errónea - de que alguien sí las ha visto?

    ResponderEliminar
  2. buenísimo el post! vaya trabajo de documentación, habías bastantes que no conocía, pero ni haberlas oído nombrar!!! 🤣👏👏👏 No voy a decir que me hayan entrado ganas de verlas jajaja, pero me gusta saber el tiburón sigue fascinando a tanta gente, aunque digamos que no saben canalizarlo bien. Gracias!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro que sigue fascinando el tiburón! Tanto en su forma apolínea como en su extremo más esperpéntico. Un abrazo, Jose!

      Eliminar