Toda la información y noticias relacionadas con el mundo de los tiburones: biología, ecología, pesca, conservación, etc., con especial atención a las especies presentes en aguas de Galicia.

sábado, 31 de agosto de 2019

Diferenciando marrajos de tintoreras

Marrajo (Isurus oxyrinchus) y tintorera (Prionace glauca). Foto: Andy Murch, Elasmodiver.
Hace unos días la playa da Frouxeira fue clausurada durante varias horas debido a la presencia de un grupo de pequeños tiburones. El coordinador de playas de Valdoviño explicó a la prensa que se trataba de "seis o siete tiburones mako", lo cual originó un debate en la prensa y en las redes sociales repleto de inexactitudes y de confusión. En realidad eran pequeñas crías de tintorera, absolutamente inofensivas, y no makos (término con el que en inglés se conoce al marrajo); pero parece que por lo que sea esta palabra tiene gancho, yo creo que tal vez porque genera más inquietud entre el público, tiene una especie de aura hollywoodiense, y algunos empezaron a ver makos por todas partes, y por extensión, marrajos.
     Aunque las diferencias entre ambas especies son notables (no en vano pertenecen a diferente orden y familia), he observado que a mucha gente les cuesta distinguirlas, o tienen bastantes dudas al respecto. De hecho, empecé a recibir bastantes preguntas acerca de ello, sobre todo a través de la página de Facebook de Tiburones en Galicia. De ahí este pequeño artículo, que espero sea de utilidad. Como su objetivo es divulgativo, no especializado, he seleccionado unicamente aquellos rasgos morfológicos que resultan más apreciables a primera vista.

1. FORMA CORPORAL Y ALETAS.
La tintorera pertenece al orden Carcharhiniformes, familia Carcharhinidae; por tanto está emparentada con el tiburón gris (Carcharhinus plumbeus), tan abundante en los acuarios, y con el tiburón tigre (Galeocerdo cuvier) que tanto sale en los documentales. El marrajo pertenece al orden Lamniformes, familia Lamnidae, la misma que su primo hermano el tiburón blanco (Carcharodon carcharias), con el que tanto miedo nos han metido; el parecido entre ambos es innegable, pero ni son la misma especie ni tienen las mismas costumbres alimentarias, así que todo el mundo tranquilo.

Foto de arriba: George Karbus Photography. Foto de abajo: Patrick Doll, Wikimedia Commons (editada).
➪1. La tintorera tiene un cuerpo más esbelto y alargado que el del marrajo, que es fusiforme, con forma de proyectil, y mucho más compacto y recio. Esto se traduce en sus diferentes formas de nadar: la tintorera es mucho más elegante, de movimientos mucho más sinuosos y lentos, mientras que el marrajo es más "duro" y nervioso.
➪2. Las 5 aberturas branquiales de la tintorera son cortas, mientras que las del marrajo son mucho más grandes.
➪3. Aletas pectorales largas como alas en la tintorera, más cortas en el marrajo.
➪4. La primera aleta dorsal de la tintorera es más baja y está en posición más retrasada (más o menos a media distancia entre las pectorales y las pélvicas) que la del marrajo, cuyo origen se sitúa aproximadamente sobre el borde posterior de la pectoral.
➪5 y 6. La segunda aleta dorsal y la aleta anal son diminutas en el marrajo, y más altas y fácilmente apreciables en la tintorera.
➪7. El pedúnculo caudal (*) del marrajo está reforzado por dos fuertes quillas laterales, ausentes en la tintorera (véase detalle en la foto de pie de página).
➪8. La aleta caudal de la tintorera es heterocerca (es decir, su lóbulo superior es mucho más largo que el inferior), mientras que en el marrajo es homocerca (lóbulos superior e inferior casi idénticos), en forma de media luna, como corresponde al gran velocista que es. Otros velocistas como los atunes presentan también una caudal homocerca, magnífico ejemplo de convergencia evolutiva.

Nadando en superficie. Tintorera en el muelle de Muros Mm y, superpuesta, fotografía de un marrajo acercándose a una lancha (foto de Adam Dickinson).

Color: El marrajo tiene un color azul acero en la superficie dorsal, más claro en los costados, y la superficie ventral muy blanca. Los cambios de color están bien delimitados.
     La tintorera es de un azul intenso y brillante, más oscuro en el dorso y los costados y blanco en la parte ventral. Los cambios de color son graduales, difuminados. 

2. CABEZA y DIENTES.
El cuerpo fusiforme del marrajo remata en un característico morro cónico muy afilado. El morro de la tintorera, en cambio, es más alargado y está aplanado dorsoventralmente.

Arriba: Marrajo (foto: KF60AK CC BY-SA 2.0). Abajo, tintorera (foto: Toño Maño).
Pero sin duda lo que llama la atención es la boca... y los dientes. En el marrajo, los dientes, grandes y largos, asoman de la mandíbula inferior, bien visibles, incluso con la boca cerrada. Poseen una sola cúspide de bordes lisos y afilados, y están inclinados como ganchos hacia el interior de la boca. Por su espectacularidad, sus mandíbulas suelen prepararse y exhibirse como un trofeo.
     Otro rasgo importante del marrajo es que sus grandes ojos carecen de membrana nictitante (un párpado que protege el ojo cuando el animal se abalanza sobre una presa). En su lugar, los lámnidos giran el ojo hacia atrás cuando van a morder.

Marrajos. Foto superior tomada de www.malaga.es. Foto inferior de fuente no localizada (editada).
Comparativamente, los dientes de la tintorera son más pequeños, y es difícil apreciárselos con la boca cerrada o incluso semiabierta. Son triangulares, de una sola cúspide inclinada, y tienen bordes aserrados.
     Como todos los miembros de su familia, las tintoreras poseen membrana nictitante, a diferencia de los marrajos. En la primera fotografía de abajo se la puede apreciar claramente cubriendo a medias el ojo de un ejemplar capturado con palangre.

Tintoreras. Fotos: Toño Maño.
OTROS DATOS INTERESANTES
La tintorera mide al nacer entre 35-44 cm y puede llegar a alcanzar los 380 cm. Es vivípara placentaria con camadas de 4 hasta 135 crías, si bien por lo común rondan las 15-30.
     El marrajo mide entre 60-70 cm al nacer y puede superar los 400 cm de longitud total. Es vivíparo aplacentario (ovovivíparo) con camadas de unos 4 a 25 crías.

Tintorera con marrajo en la distancia. Foto tomada de un artículo de Kathryn Curzon publicado en www.paralenz.com.
______________________________________________________________ 

(*) El pedúnculo caudal:
Detalles del pedúnculo caudal de un marrajo (izq), con las características quillas laterales, y de una tintorera (dcha), donde se puede apreciar la foseta precaudal en forma de media luna. Fotos de Gonzalo Mucientes (izq) y de Toño Maño (dcha).

domingo, 18 de agosto de 2019

Galicia de tintoreras 2019: Preguntas y respuestas


Muros, viernes 16 de agosto.
Muros es un precioso pueblo al que siempre me gusta volver, en cualquier momento del año. Nunca defrauda. Aunque hay días que son especiales, maravillosos, como el pasado viernes 16. Una jornada inolvidable que pude disfrutar en la mejor compañía: ajenas al bullicio de la gente de veraneo, de los puestos del mercadillo y de una pequeña feria montada en el malecón, allí estaban las pequeñas quenllas (tintoreras, tiburones azules, Prionace glauca, como se prefiera)... un año más.

viernes, 9 de agosto de 2019

Viseras (Deania) en la ría de Arousa


Recorrer la playa cuando hace mal tiempo siempre tiene sus recompensas. El mar arroja a la orilla los más diversos objetos y restos de algas y animales con los que a veces nos gusta intentar construir una imagen de lo que el océano oculta a nuestra vista, como si fuesen pinceladas de un paisaje impresionista. Un paisaje repleto tal vez de misterio, tal vez de inquieta belleza, y muchas veces de deprimente desolación.
     Ayer por la tarde un amigo me envió un mensaje con la siguiente fotografía, hecha por un conocido suyo que se había encontrado un extraño pez en la playa. Quería saber qué era.

martes, 23 de julio de 2019

Obsolerus, el tiburón perdido

Arriba: Holotipo del Carcharhinus obsolerus (hembra inmadura de 433 mm). Abajo: Dibujo de Lindsay Marshall. Fuente: White, Kyne & Harris, PLoS ONE, 2019.
Cuando oímos hablar de tiburones extintos, de manera automática nuestra imaginación se traslada varios millones de años atrás hacia un mundo poblado por extrañas criaturas que terminan desapareciendo en momentos de colosales extinciones masivas. Pocas veces pensamos en casos como el que hoy os presento: un tiburón que muy posiblemente acaba de extinguirse o más bien que muy posiblemente acabamos de extinguir— sin haberlo conocido en vida, sin saber que lo teníamos ahí mismo, delante de nuestros ojos, enganchado en nuestras redes y palangres, hace apenas 80 años.

viernes, 31 de mayo de 2019

Por la prohibición global de la pesca en altamar

El súper arrastrero ruso "Mikhail Verbitsky", de 120 m de eslora, arrasando las aguas de África Occidental. Foto: Pierre Gleizes, Greenpeace.
Daniel Pauly es uno de los grandes expertos en pesquerías que tenemos en la actualidad. Este biólogo marino de 73 años es profesor en la British Columbia University, en Canadá, e investigador principal del grupo de investigación de pesquerías Sea Around Us ("el mar que nos rodea"), que evalúa el impacto de las pesquerías en los diferentes ecosistemas marinos del mundo y ofrece soluciones y estrategias a las partes interesadas, además de ser una imprescindible base de datos de pesca a nivel mundial. Nadie mejor que él para hablarnos de la compleja problemática que envuelve las cuestiones pesqueras.

domingo, 7 de abril de 2019

Eros y tiburones en un texto de Valle-Inclán

Ramón María del Vallé-Inclán.
Valle-Inclán (1866-1936) es uno de los grandes nombres de la literatura, no solo de la literatura en lengua española (la de esta parte del charco y también la de enfrente), sino de la literatura universal. Un genio de la palabra al que siempre es gratificante releer, por ejemplo aprovechando un largo y, a nuestra manera, lindo... domingo de lluvia. Y nada mejor para ello que las Sonatas, seguramente el culmen de su etapa modernista, las deliciosas memorias del inolvidable marqués de Bradomín, un particular Don Juan "feo, católico y sentimental", trasunto literario del propio autor.
     Os presento un fragmento de su
Sonata de estío, publicada en 1903. La acción se desarrolla en México, donde Valle había estado por primera vez en 1892 como corresponsal para varios periódicos. El marqués, en plena ardiente juventud, vive una tórrida (en todos los sentidos) aventura con la Niña Chole, una especie de femme fatale criolla, en la que nos encontramos una mezcla de deseo, pasión, incesto, muerte, sexo... Eros y Tánatos, como siempre, de la mano, como se puede ver en esta especie de escena anticipatoria. Que la disfrutéis.

martes, 19 de marzo de 2019

Ataques 2018

Tiburón blanco (Carcharodon carcharias). Foto: Mike Coots, Discover Sharks.
Hace unas semanas, el ISAF (Archivo internacional de ataques de tiburón) hizo público su informe anual, un documento interesante tanto para quienes amamos los tiburones como, sobre todo, para quienes los temen o los odian: sus estadísticas, claras y frías, demuestran la radical irracionalidad del miedo y del rechazo que estos magníficos animales provocan todavía en buena parte del público, incluso en países como el nuestro, en donde las vacas y los perros matan más personas y los petardos causan daños mucho más terribles.