Toda la información y noticias relacionadas con el mundo de los tiburones: biología, ecología, pesca, conservación, etc., con especial atención a las especies presentes en aguas de Galicia.

jueves, 21 de noviembre de 2019

Lonja de Vigo 2017 y 2018

Tintoreras (Prionace glauca). Foto tomada de www.unterwasser.de
La lonja de Vigo es la más importante de Europa y una de las más importantes del mundo, por eso resulta tan interesante conocer sus estadísticas. ¿Cuántos tiburones pasan por ella cada año? ¿Cuáles son las principales especies? ¿Podría utilizarse el histórico de las descargas como un indicio —uno más entre muchos— con el que valorar el estado y evolución de las diferentes poblaciones?

     Como es obvio, dada su extraordinaria complejidad, esta última cuestión no se puede abordar aquí, en un artículo de esta extensión y naturaleza, con un mínimo de rigor. A ello hay que sumar, un año más, la falta de criterio y seriedad en el empleo de los nombres comunes en las estadísticas oficiales, lo cual hace muy difícil, cuando no imposible, identificar no pocas de las especies que en ellas se recogen. Existe incluso un sorprendente descuadre entre el número de especies que aparecen en el resumen anual —seis— y las que figuran en los cuadros mensuales —ocho en 2017, doce en 2018—. La consecuencia es que la lectura e interpretación de las estadísticas se convierte en un auténtico sudoku, que vamos a intentar resolver en el último punto.
     Debido a los meses de descanso que nos tomamos el pasado 2018, dejamos sin analizar los datos pesqueros correspondientes al ejercicio anterior, como tenemos por costumbre. Por eso los incluyo hoy aquí junto con los del 2018. Recordad que solo disponemos de los datos de descargas de tiburón fresco; del congelado nada sabemos, nada se nos dice. Toda la información procede de las respectivas memorias anuales y mensuales publicadas por la Autoridad Portuaria de Vigo.

Marrajos (Isurus oxyrinchus). Foto tomada de gciencia.com.

1. Descargas totales: Una caída importante. Tal como se aprecia en el gráfico, en el 2018 las descargas de tiburón fresco descendieron casi un 33% con respecto al año anterior, un descenso más acusado si lo ponemos en relación con las cifras del 2016, que superaron las 3000 toneladas, concretamente 3 275 804 kg (véase Lonja de Vigo 2016). En relación con ese año, la caída supera el 46%.
 

¿Cómo valorar estas cifras? En principio, que se pesquen menos tiburones parecería una buena noticia. Seguro que muchos estáis pensando lo mismo. Pero, ¿y si ello se debe a que hay menos tiburones en el mar? Los buques disponen de armas tecnológicas cada vez más sofisticadas y certeras, ¿y aun así capturan menos tiburones? Uno siente un escalofrío solo de pensar lo que de verdad está ocurriendo.
     Para los armadores de Vigo, la causa principal de esta caída es el hecho de que los espaderos están dejando el Berbés y regresando a Portugal para realizar sus descargas (la mayoría son de allí), debido "a las trabas crecientes a las capturas y comercialización, especialmente intensas en Vigo por motivos obvios: en torno a la lonja se concentran controles de las autoridades gallega, estatal y también comunitaria, precisamente por tratarse de la primera lonja de Europa, y por tanto la más examinada", y ello hasta el extremo de que el tiburón corre el riesgo de "dejar de ser negocio en Vigo" [véase atlántico.net]. Esto puede querer decir dos cosas: una, que para los armadores de Vigo, al parecer, los controles son un problema (lo cual no se acaba de entender si todo lo que hacen en Vigo es legal, que teóricamente lo es); y dos, que en Portugal controlan menos... o directamente no controlan. ¿Con cuál se queda el lector?

Foto: Marport Activities.
2. Datos por especie. El dato que primero llama la atención es la drástica caída en las descargas de los tiburones de mayor interés comercial, singularmente el marrajo (Isurus oxyrinchus), que cae casi un 42%, y la tintorera (Prionace glauca), casi un 34%, más o menos como el cazón (Galeorhinus galeus), con un 33% (en el 2016 las descargas fueron de 143 963 kg de marrajo, 2 865 349 kg de tintorera y 121 015 kg de cazón)... en el supuesto de que lo que aquí llaman "cazón" sea de verdad cazón, es decir, G. galeus... que ya veremos que no lo es.
     Tanto o más preocupantes han sido los desplomes de la musola —supuestamente, Mustelus mustelus—, que desciende nada menos que el 99%, y de la gata —sea esto lo que sea—, con algo más del 71%.
     Tan solo la pintarroja (Scyliorhinus canicula), el tiburón más abundante de nuestras costas, padece un incremento de sus capturas de algo más del 15%. Pero un incremento con trampa.

Comparativa del resumen anual de especies. Elaboración propia a partir de las memorias anuales de 2017 y 2018 publicadas por la Autoridad Portuaria de Vigo.
A la vista de semejante cuadro (y una vez recuperados del susto), la pregunta que enseguida nos hacemos es: ¿Cuánto hay de verdad en él? Las cifras globales no parece que admitan mucha discusión, puesto que las sumas son las correctas, dan lo que tienen que dar, pero ¿y las individuales por especie? Para averiguarlo, hemos cotejado las estadísticas anuales con las tablas mensuales, también publicadas por la propia Autoridad Portuaria... y en efecto, lo que nos hemos encontrado es que el número de especies que aparecen a lo largo de estos 24 meses ¡es exactamente el doble!, y algunas igualmente difíciles o imposibles de identificar. Literalmente, son: "alitán-cazón-botos-p[atarroxa]", "cazón", "cazón blanco", "gata", "marrajo", "mielga", "musola", "olayo-cazapa", "pintarroja-bocanegra", "pintarroja-melgacho", "pintarroja/gata" y "quenlla tintorera". Para que os hagáis una idea de cómo funciona la cosa, aquí tenéis la ficha correspondiente a agosto de 2018, que contiene tres especies más que la memoria anual:

Fuente: Memoria mensual de agosto de 2018. Autoridad Portuaria de Vigo.
Más nombres no implica más exactitud. Por poner un ejemplo, el olayo y la bocanegra, que ahí aparecen en dos entradas distintas —"Olayo-cazapa" y "Pintarroja-bocanegra"—, son, en principio, nombres comunes para el mismo tiburón que científicamente conocemos como Galeus melastomus. Tampoco es posible saber a ciencia cierta qué se entiende por "gata" y qué por "pintarroja/gata". Una gata puede ser cualquier tiburón de tamaño mediano o pequeño, de color tirando a oscuro, normalmente de profundidad, que no encaja en ninguna de las especies más habituales de aguas someras... y lo más gracioso es que para muchas de estas especies la UE ha decretado un TAC=0.

Tintoreras. Foto: CRAM.

3. Desbarajuste de especies. En el siguiente cuadro he incorporado de forma tentativa el nombre científico más probable de la especie a la que parece aludir cada nombre o conglomerado de nombres. A propósito he dejado fuera a la tintorera o quenlla y al marrajo (dando por supuesto que todos fueron Isurus oxyrinchus), dado que son los tiburones más fácilmente identificables, resultan más difíciles de confundir y de mezclar, porque además son de las especies qué más ganancias generan, particularmente el segundo. De hecho las sumas mensuales dan el resultado anual correcto, cosa que no ocurre en todos los casos restantes.

Elaboración propia a partir de los resúmenes mensuales de pesca de los años 2017 y 2018 publicados por la Autoridad Portuaria de Vigo.
Como se ve, en el 2017 aparecen datos de pesca de 6 especies y en el 2018, nada menos que de 10. Igualmente sospechoso es que en las estadísticas de algunos meses encontramos especies que luego desaparecen de las cifras anuales. Así, la mielga (Squalus acanthias), que solo aparece en algunos meses del 2018, y el cazón blanco —nombre con que en gallego se conoce a la musola pinta (Mustelus asterias)—, que solo figura en las estadísticas de los meses de noviembre y diciembre de 2018. ¿Hemos de suponer que que nunca antes ni nunca después ha vuelto a capturarse ni un solo ejemplar de ninguno de ellos?
     No es difícil pensar que el resto de los meses y años ambas especies han acabado diluidas en las estadísticas de otros tiburones, como quien vierte varias cucharadas de azúcar en una cazuela llena de orujo, enciende el fuego y revuelve. Es muy probable que no todas las musolas comunes o smooth-hound (el nombre inglés que se cita es el correcto) registradas fueron realmente Mustelus mustelus; seguramente un número importante eran Mustelus asterias, habida cuenta de que se parecen mucho y a veces no es difícil confundirlas, aunque os va a sorprender bastante el dato que incluyo a continuación.

4. Resolviendo el sudoku. La suma de los desembarcos recogidos en las estadísticas mensuales coincide con el total que figura en la memoria anual. Esto significa que las 12 especies de tiburón tienen que haberse encajado de algún modo en las 6. ¿Cómo? Como ya hemos señalado, la tintorera y el marrajo quedan fuera de toda duda. Lo mismo ocurre con la musola, con la salvedad que acabamos de señalar. En cuanto a las demás especies, haciendo las sumas y restas más plausibles (que es que ni Montoro en sus mejores tiempos), a mi el sudoku me ha quedado de la siguiente forma:

  • ⏩ En 2017, los 152 246 kg de "Cazón (shark dog)" resultan de la suma de los de "Alitán-cazón-botos-patarroxa", "cazón" y "pintarroja-bocanegra". Que es como decir que esta extraña especie de tiburón, el "cazón (shark dog)"¹, es una suerte de hibridación monstruosa entre el alitán (Scyliorhinus stellaris), el cazón de verdad (o sea, el Galeorhinus galeus) y el olayo (Galeus melastomus). Para expresarlo de un modo gráfico:
(Ilustraciones de Mark Dando.)
Por lo que respecta a la pintarroja y a la gata, sus datos mensuales y anuales concuerdan.
  • ⏩ En 2018, la cosa se complica un poco más, porque hay que cuadrar más especies. Esta vez los 101 771 kg del "Cazón (shark dog)" son el resultado de la suma de los kg de "Alitán-cazón-botos-patarroxa", "cazón blanco", "cazón" y "Olayo-cazapa". De modo que en ese año nuestro híbrido contenía un ADN más complejo. Para entendernos:
(Ilustraciones de Mark Dando.)
Los 161 287 kg de "Pintarroja (Small spotted catshark)" (el nombre inglés es el correcto) son la suma de los kg de "pintarroja-melgacho", "pintarroja-bocanegra" y "mielga". Gráficamente:
(Ilustraciones de Mark Dando.)
     Esto implica que el incremento de las capturas de esta especie en el 2018 es ficticio, aunque también es cierto que no tenemos la completa seguridad de que en el 2017 los 139 948 kg de pintarroja fuesen pintarroja de verdad.
Y por último, los 144 kg de "Gata (Dog fish)" resultan de sumar los kg de "Gata" y los de "Pintarroja/gata". Es decir:
(Ilustraciones de Toño Maño.)

5. Conclusión. El empleo exclusivo de nombres comunes, sin el sustento de la nomenclatura científica, dificulta extraordinariamente la identificación de la mayor parte de las especies, y más cuando se hace de una forma tan chapucera. Esto supone un serio problema a la hora de cuantificar, interpretar y valorar cabalmente la evolución de las descargas, y ya no digamos extraer alguna remota idea sobre el tamaño y evolución de las diversas poblaciones. ¿Hasta qué punto podemos confiar en que las especies que se nos mencionan son verdaderamente esas especies y no otras?
     Y una última pregunta igualmente pertinente: ¿lo harán a propósito?

______________________________________
¹Si escribís "shark dog" en cualquier buscador, lo que obtendréis son resultados como estos. Haced la prueba, ya veréis qué divertido:


2 comentarios:

  1. Gran trabajo de sudoku. Y te lo has tomado con buen humor.
    Decepcionante que cada vez los datos sean más complicados.
    No hay interes. Y lo de los nombres comunes no ayuda.
    Decepcionante también que prefieran descargar en Portugal.

    Monica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces el humor ayuda a sobrellevar y entender aquello que se denuncia.
      Muchas gracias, Mónica!

      Eliminar