Toda la información y noticias relacionadas con el mundo de los tiburones: biología, ecología, pesca, conservación, etc., con especial atención a las especies presentes en aguas de Galicia.

lunes, 25 de febrero de 2013

Ataques 2012: En defensa de los tiburones

Vuelvo a las andadas
Esta vez le toca a un artículo de Alan Yuhas publicado hace justo una semana, el lunes 18, en The Guardian. Tiene cosas muy interesantes y muy bien expuestas, y otras que, a mi juicio, son un pelín más flojas. No obstante, el conjunto merece la pena, y además complementa muy bien el post que dedicamos al tema de los ataques del año pasado: Ataques de tiburón 2012. A ver qué os parece (y bueno, podéis estar seguros de que traduciendo soy bastante mejor que Google).

EN DEFENSA DE LOS TIBURONES

Los EEUU sufrieron más ataques en 2012 que en toda una década, pero no se dejen llevar por esa aterradora propaganda. Vivir con los tiburones no sólo es necesario, es fácil.

En la actualidad los tiburones martillo están en peligro de extinción, puesto que son especialmente vulnerables a la pesca y viven en zonas en gran parte carentes de legislación. Foto: Getty Images.

La semana pasada el Archivo Internacional de Ataques de Tiburón (ISAF) informaba de que en el 2012 se habían producido 80 ataques en todo el mundo con siete víctimas mortales. No me lo tomen a mal, cualquier pérdida de vidas humanas es trágica y merece nuestra atención, pero, contrariamente a la creencia popular, no vivimos expuestos a un peligro constante. En realidad, teniendo en cuenta que los seres humanos matamos entre 30 y 70 millones de tiburones al año, es a los tiburones a quienes hay que salvar de nosotros.

Prácticamente cualquier argumento les llevará a esta conclusión, desde las estadísticas de riesgos individuales hasta los sentimientos, pasando por la ecología y la economía. Así pues, vayamos hasta el fondo, por decirlo de algún modo.

El año pasado se produjeron 53 ataques en los EEUU, el mayor número desde el 2006; 26 ocurrieron en Florida y uno con resultado de muerte en California. Para ponerlo en perspectiva, los perros mataron a 38 norteamericanos el año pasado; los rayos mataron a 22 (5 en Florida). Las bañeras, las avispas y los deportes universitarios son más peligrosos que los tiburones. Los fuegos artificiales, las tormentas catastróficas y montar en bici, todos suponen riesgos mayores.

Solamente los selacófobos más empedernidos necesitan que se les recuerde que los seres humanos son más terroríficos que los peces. El año pasado hubo 506 homicidios en Chicago, y un hombre intentó comerle la cara a otro en una autopista (en Florida también). Teniendo en cuenta que miles de millones de personas se pasan miles de millones de horas metidos en el agua, es sorprendente que ocurran tan pocos incidentes.

Para llegar a lo más alto de la cadena alimentaria, una especie debe pagar un precio evolutivo, se trate de un león, una orca o un tiburón blanco. Los súperdepredadores son más longevos pero se reproducen menos, y de forma natural sus poblaciones son mucho más pequeñas que las de sus presas, volviéndolos vulnerables a presiones procedentes del exterior. Cuando un súperdepredador desaparece, se inicia una "cascada trófica", lo cual suena acertadamente catastrófico.

Sin depredadores, las presas fuera de control diezman las plantas, y los parásitos y enfermedades proliferan a lo largo de sus poblaciones en auge poniendo en peligro las cosechas y las explotaciones ganaderas, y en ocasiones transmitiendo enfermedades a los seres humanos. Cada vez más especies comienzan a extinguirse, y nosotros nos encontramos pretendiendo que podemos controlar las poblaciones mejor que sus anteriores depredadores. La agricultura pierde miles de millones de dólares sin murciélagos que combatan a los insectos, por poner un ejemplo. Los súperdepredadores son reguladores con dientes.

La pesca está ya tratando de conjurar la derrota ecológica. Con al menos el 30% de las pesquerías mundiales sobreexplotadas, los consumidores han dado prioridad a los pescados y mariscos sostenibles, y la industria ha respondido. La reciente serie de la NPR (1) sobre las pesquerías sostenibles muestra como las compañías y las economías dependientes de la pesca están tratando de hacer frente a esto, pero provocando todavía grandes daños colaterales.

Las capturas accidentales peces capturados involuntariamente no siempre figuran como requisito para la etiqueta de "sostenible", lo que significa que millones de delfines y tiburones, entre otros animales, mueren accidentalmente sin control. En el caso de una pesquería certificada, por cada pez espada "sostenible" se mataban dos tintoreras. La industria puede asestarse a sí misma dos golpes terribles: sobreexplotar los animales de presa, lo cual los haría más vulnerables a la extinción; y eliminar un súperdepredador, lo cual arrojaría al caos a los supervivientes. Finalmente, los suministros no podrán satisfacer la demanda, se perderán puestos de trabajo, y subirá el precio del pescado y de otros productos alimentarios. Acaben o no transformados en alimento, los tiburones son todavía un engranaje esencial de la economía del planeta.

Como cualquier negocio, los medios de comunicación tienen que ganar dinero para sobrevivir, y la veracidad y el contexto son lo primero que se lanza por la borda para evitar que el barco se hunda. Nos encontramos con los buenos, los malos y el Discovery Channel, que ofrece su panegírico anual a los tiburones con títulos tan amables como "Devorado vivo", "Sharkzilla" y "Apocalipsis de los tiburones voladores" (2). La red ha mejorado sus esfuerzos de conservación durante estos años, pero de manera desproporcionada todavía prefiere el sensacionalismo a la ciencia.

El contexto de estos ataques demuestra en buena medida que si se hacen las cosas bien, las personas y los tiburones pueden coexistir sin problemas. Por ejemplo, el ISAF distingue entre ataques "provocados" y "no provocados". Por muy estúpido que pueda parecer, algunas personas creen que agarrar a los tiburones es una buena idea. Normalmente los ataques se producen en momentos y lugares determinados: por ejemplo, los tiburones recorren Florida y Australia occidental en sus migraciones. La mayoría de las mordeduras no suponen riesgo de muerte, y a menudo ocurren cuando un tiburón confunde un ser humano con una presa. Podemos pensar que el chapoteo y el ruido son divertidos, pero los tiburones los ven como señales de un animal enfermo. No debería sorprendernos que el 60% de las víctimas sean surfistas, quienes con diferencia permanecen en el agua más tiempo que el resto, y provocando turbulencias. Si sabes dónde estás y de qué forma actuar, la aplastante probabilidad es que no te pase nade.

Los animales, incluso los peligrosos, jamás han sido "máquinas de matar", sólo nuestra imaginación los convierte en monstruos. En Tiburón el director Steven Spielberg se sirvió de una cámara y un muñeco para fabricar el horror. Utilizó el tiburón como símbolo de algo inescrutable y voraz. Pero también hemos visto el otro extremo de la ecuación: gente arrancándole las aletas al tiburón mientras está vivo, largando desde un barco decenas de animales retorciéndose destrozados por culpa de una sopa.

Para protegernos, lo único que nos hace falta es sentido común. El océano es un espacio natural como cualquier otro, y deberíamos entrar en él preparados. Además, deberíamos proteger a los tiburones, sobre todo porque algunas especies, como los tiburones martillo, se enfrentan ya a su extinción. Todavía hay esperanzas: California ha seleccionado al tiburón blanco como candidato para entrar en la lista de especies en peligro, la Shark Conservation Act ('Ley de Protección del Tiburón'), aprobada en 2010, y durante estos últimos años diversas campañas han ganado fuerza.

Los tiburones son extraños, asombrosos y mantenían el equilibrio de los océanos mucho antes de que apareciese el hombre. Los necesitamos y ellos nos necesitan a nosotros.

Alan Yuhas

__________________
(1) Siglas de la National Public Radio ('Radio Nacional Pública'), organización de emisoras de radio independiente de los EEUU.
(2) Literalmente, Air Jaws Apocalypse, tercera o cuarta entrega de la serie Air Jaws, que aquí se tradujo en su momento como "Tiburones voladores". Como seguramente sabéis, en España este capítulo se tituló "Colossus, el gran tiburón".

No hay comentarios:

Publicar un comentario