Toda la información y noticias relacionadas con el mundo de los tiburones: biología, ecología, pesca, conservación, etc., con especial atención a las especies presentes en aguas de Galicia.

jueves, 28 de febrero de 2013

La pesca insostenible subvencionada (II)

El grueso de lo que veis en la imagen se devolverá al mar. Foto: Stephen McGowan (Marine Photobank).

En 2011 el Tribunal Europeo de Cuentas, organismo encargado de auditar las cuentas de la UE, alertaba en su Informe Especial 12/2011 de la chapucera planificación de una política pesquera basada en subsidios y cuotas irreales, y repleta de vaguedades y de buenos deseos y por tanto de reiterados incumplimientos , cuyo resultado ha sido el hecho de que, pese a los objetivos "oficiales" de reducir la capacidad de la flota para adaptarla a unos stocks en evidente disminución, lo que en realidad ha ocurrido es que la capacidad pesquera se ha incrementado en un 14%¹.

¿Un voto de esperanza para la pesca sostenible? Así las cosas, el pasado 18 de diciembre el Parlamento Europeo votó abrumadoramente a favor de reformar la Política Pesquera Común (PPC) con el objetivo de recuperar los stocks arrasados, acabar con la sobrepesca y adoptar una política pesquera basada en la sostenibilidad, todo ello en el horizonte del 2020. 502 diputados votaron a favor, 137 en contra y 27 se abstuvieron².
     Lo verdaderamente importante es que esta es la primera vez que el Parlamento Europeo actúa como colegislador sobre la PPC, pudiendo al fin servir de contrapeso al Consejo Europeo de Pesca órgano formado por los ministros de pesca de los países miembros y sometido, como os podéis imaginar, a ciertos intereses económicos, dentro de una oscura red clientelar que, como poco, resulta vergonzante—. Tal vez así se pueda poner freno a una política absolutamente suicida, si bien es pronto para ver en qué medida cambiarán las cosas.

La política de subsidios en el centro de la negociación de la PPC. El debate está ahora centrado en el espinoso asunto de los multimillonarios subsidios que Europa regala a la industria pesquera. O sea: la pela (como ya comentábamos en La pesca insostenible subvencionada, la pesca industrial es una auténtica ruina, un fracaso económico, además de ecológico, que sólo puede mantenerse gracias al dinero público). Y por tanto, como es de esperar, esta vez la cosa se va a poner más que difícil. La victoria de los conservacionistas no va a ser tan holgada... ni siquiera está garantizada:
"Hace dos semanas obtuvimos por amplia mayoría una victoria importantísima para la sostenibilidad", comentó por teléfono Isabella Lovin, una legisladora sueca del Partido de los Verdes y desde hace mucho tiempo crítica con los subsidios europeos para la pesca. "Cabría esperar que el voto sobre los subsidios fuera por el mismo camino. Pero cuando toque hablar de dinero no estoy segura de que vayamos a tener una victoria tan amplia."³
Y se añade algo que desgraciadamente es verdad: "Lo que me preocupa es que existe una alianza nefasta entre los conservadores y la izquierda para seguir concediendo subsidios". Ambos grupos harán lo posible para defender los intereses de quienes les pagan...

Virando en un arrastrero de Scapêche (foto tomada de www.scapêche.fr).
Un ejemplo francés: El pasado 13 de febrero la magnífica ONG francesa Bloom publicó un interesante artículo en el que ofrecía el resultado del análisis de las cuentas del 2009-2011 de la mayor empresa pesquera de Francia, Scapêche, perteneciente al grupo Intermarché —por supuesto, antes tuvieron que obligar judicialmente a la empresa, auto proclamada "ejemplo de transparencia", a que les facilitase la información correspondiente. Las conclusiones son demoledoras: 19 millones de euros de pérdidas recurrentes durante este periodo... aun a pesar de haber recibido 10 millones de euros de subsidios públicos entre 2002 y 2011 y 20 millones de euros en condonaciones de deudas y ampliaciones de capital por parte de Intermarché. A ello hay que sumar los impuestos que no paga por el gasoil, cuyo consumo, aun así, se lleva el 25% de sus ingresos. El drama se acrecienta al saber que Scapêche es en Francia la principal empresa pesquera de aguas profundas, con seis arrastreros que faenan sobre todo en aguas del Reino Unido... y ya sabemos qué ocurre con el arrastre, para la captura de tres especies objetivo, otras 100 son destruidas.

El caso de España: En 2011 el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación publicó un demoledor informe sobre las subvenciones recibidas por la flota pesquera española, la más potente de toda Europa. Como este tema lo trataremos con más detalle en el siguiente post, quedémonos simplemente con una cifra: Desde el año 2000 nuestra industria pesquera ha recibido más de 5,8 millones de euros en subsidios, lo que representa una tercera parte de su valor. Sin contar los préstamos a bajo interés por parte de los diferentes gobiernos o los impuestos sobre el gasóleo que el estado ha dejado de ingresar, que se calcula suman unos 2 millones de euros (si bien esto sucede en toda Europa: la flota comunitaria está exenta de pagar las tasas del carburante).

El macabro cachondeo de los subsidios al desguace: Una parte importante de las ayudas a la industria pesquera tienen como teórico fin la renovación de la flota: la sustitución de los viejos buques desfasados por otros más modernos, seguros y acaso menos contaminantes. La Comisaria Europea de Pesca, Maria Damanaki, admitía que para 2015 los armadores europeos habrán recibido casi 1300 millones de euros por este concepto. A quienes estamos un poco al tanto de lo que ocurre en la realidad lo que la propia comisaria añade no nos extraña lo más mínimo: "Mientras nos deshacemos de los viejos, se siguen construyendo barcos nuevos y modernizando otros, todos ellos tecnológicamente más avanzados. De modo que, en realidad, cada año la capacidad de la flota europea se incrementa en un 3%". Lo que no menciona la señora Damanaki es que en no pocas ocasiones los barcos que teóricamente iban a ir al desguace siguen faenando. ¿Adónde va el dinero? 

Foto: Mark Edwards

A modo de conclusión:
  • Europa gasta millones de euros de dinero público para hacer que una flota no rentable salga a faenar a caladeros donde cada vez quedan menos peces.
  • Los ciudadanos europeos pagamos dos o tres veces cada pescado que compramos.
  • Casi uno de cada tres peces capturados por un pesquero español o criados en una granja española está pagado con dinero público. 
  • Las ayudas al desguace lo que han conseguido es incrementar la capacidad pesquera de la flota comunitaria. 

[Véase también La pesca insostenible subvencionada (I) y La pesca insostenible subvencionada (III).]

>>Para las novedades sobre las subvenciones de la nueva PPC para el periodo 2014-2020, véase el post Nuevo Fondo Europeo para la pesca 2014-2020.
____________________
¹En la nota de prensa correspondiente lo resume así:
"La auditoría terminó con la conclusión de que el exceso de capacidad de las flotas sigue siendo uno de los principales motivos por los que la PPC no ha logrado garantizar una actividad pesquera sostenible. El TCE había ya publicado dos informes especiales (nº 3/1993 y nº 7/2007) en los que señalaba la existencia de este problema. Aunque en anteriores reformas de la PPC se ha insistido repetidamente en la reducción del exceso de capacidad, las medidas adoptadas han fracasado. El TCE detectó una serie de insuficiencias importantes:

  • La concepción y ejecución de las medidas destinadas a equilibrar la capacidad de las flotas con las posibilidades de pesca, así como su encuadre, resultan insatisfactorios.
  • Las definiciones existentes de capacidad pesquera no reflejaban correctamente la capacidad de captura de los buques.
  • Los límites aplicados ya no imponen restricciones reales a la capacidad pesquera.
  • El exceso de capacidad no ha sido definido ni cuantificado pese a que la adaptación de la capacidad pesquera a las posibilidades de pesca constituye una de las piedras angulares de la PPC y del FEP.
  • Los Estados miembros no han cumplido la obligación que les impone la PPC de adoptar medidas eficaces para hacer coincidir la capacidad pesquera con las posibilidades de pesca.
  • Cuatro de los siete Estados miembros examinados en la auditoría establecieron objetivos insuficientes de reducción de la capacidad pesquera.
El TCE efectúa una serie de recomendaciones para abordar el problema del exceso de capacidad y promover la sostenibilidad del sector pesquero: la Comisión debería definir mejor la capacidad pesquera y el exceso de capacidad, y plantear medidas contundentes y más adecuadas para facilitar acciones que equilibren la capacidad pesquera con las posibilidades de pesca, establecer límites efectivos a la capacidad de las flotas y asegurarse de que los programas de transferencia de derechos de pesca contribuyen a la reducción del exceso de capacidad pesquera. Los Estados miembros han de velar por que las medidas de ayuda a las inversiones a bordo se apliquen de forma estricta y no aumenten dicha capacidad, y asegurarse de que los criterios de selección para los programas de desguace de buques pesqueros se formulen de manera que tengan un efecto positivo en la sostenibilidad de las poblaciones de peces seleccionadas y eviten la concesión de ayudas públicas al desguace de buques inactivos."
²Ver nota de prensa de Ocean 2012.
³Europe's Rift on Overfishing and Subsidies. Informe de David Jolly en el Blog Green del New York Times, publicado el pasado 20 de febrero.
La flotte de pêche d'Intermarché sous perfusion des aides publiques
Véase informe de David Jolly³ y The Reform of the Common Fisheries Policy.

2 comentarios:

  1. Lo de la pesca es un descontrol increible... la verdad es que no se entiende que nadie le ponga frena. Bueno, se entiende, porque lo que los políticos ven cuando ven el sector pesquero es un grupo de votantes al que mantener contentos, cuando vengan los problemas, ya veremos, pero ahora, a ganar elecciones.

    ResponderEliminar
  2. Hay un lobby muy potente en Europa (que, por cierto, también contribuimos a financiar todos) y muchos políticos dispuestos a defender esos intereses... y mucha ignorancia y poca unión entre los pescadores artesanos para defender un retorno a un modelo de pesca más sostenible, que es el suyo.

    ResponderEliminar