Toda la información y noticias relacionadas con el mundo de los tiburones: biología, ecología, pesca, conservación, etc., con especial atención a las especies presentes en aguas de Galicia.

miércoles, 10 de abril de 2013

La pesca insostenible: el caso de China

Pesca a bordo del palangrero chino 'Jing Lu Yuang No 005'. (Foto: Alex Hofford, Greenpeace).
De fuera vendrán que buenos nos harán. En el post anterior, tercer capítulo dedicado a las subvenciones a la pesca insostenible, hablamos de España y de la no muy positiva fama de su flota pesquera, y señalábamos como otros países con infinitamente menos escrúpulos estaban ocupando los espacios que ésta se veía obligada a abandonar por la aplicación de una serie de normativas, normalmente desarrolladas a partir de unos criterios políticos, con los que podemos discrepar e incluso, alguna que otra vez, incluso estar de acuerdo.
     En Europa estas decisiones políticas y sus justificaciones, así como los acuerdos de pesca firmados con terceros países, suelen ser de dominio público. Es decir, están a disposición del ciudadano u organismo que desee valorar y evaluar por si mismos su idoneidad y sus resultados (si bien es verdad que hay una tendencia a permitir que sean las empresas privadas y no los países los titulares de cada convenio, lo cual sustraería del dominio público los términos firmados, favoreciendo de este modo el secretismo y con él las malas prácticas). Incluso es posible disponer de datos oficiales más o menos realistas, más o menos falsificados, de tonelajes, desembarcos, etc. Y además existe un cuerpo de inspectores que a veces hasta funciona. Aunque no lo creáis, esto supone una cierta garantía frente a los desmanes que se podrían cometer si no existiesen. Por eso cuando nuestros barcos abandonan una zona de pesca de cualquier parte de África, pongamos por caso, y esta pasa a ser ocupada por barcos de un país como China... la cosa es para echarse a temblar. Si, como es tradición, el gobierno chino no muestra demasiados escrúpulos a la hora de envenenar a sus ciudadanos y destrozar su propio país, no es difícil imaginar qué le importará arrasar el resto del planeta, como lo demuestra la destrucción masiva de arrecifes que se está llevando a cabo en el Mar de China (en aguas, pese a su nombre, que no le pertenecen).

¡Que vienen los chinos! Desde finales del siglo XX y comienzos del XXI, la flota pesquera de China ha experimentado una vertiginosa expansión hacia caladeros de otros lugares del mundo a medida que el país ha ido incrementando exponencialmente su influencia económica y mejorando su infraestructura pesquera: arrastreros, palangreros, cerqueros, cefalopoderos chinos están ya presentes prácticamente en todo el planeta, como muestra este gráfico:

Fuente: Pauly, Belhabib, Blomeyer et al (2013)
Hablamos de 3432 pesqueros operando en las zonas económicas exclusivas de 93 países de todo el mundo, exceptuando el Ártico de momento y las costas norteamericanas y europeas.

Los piratas de la China. La flota china está arrasando ilegalmente las aguas de naciones como Korea, Japón, Filipinas, Indonesia, Vietnam, Malasia, diversos países de África (Sudáfrica incluida), llegando hasta Centroamérica y Sudamérica. Algunos países han tomado medidas ciertamente duras, como el hundimiento de buques y la detención de sus tripulaciones. Sudáfrica apresó tres pesqueros, y un guardacostas argentino hundió un arrastrero que faenaba ilegalmente en su costa. Cada vez más países están adoptando medidas similares¹.

La aleta de tiburón. No hace falta recordar, cuando hablamos de pesca y de China, la importancia del comercio de aleta: China es el motor principal de la destrucción de las poblaciones de tiburones en todo el mundo. Como ejemplo, las antes riquísimas poblaciones de zonas de Ecuador, Colombia, Costa Rica y un largo etc. están siendo arrasadas por la acción directa o indirecta de los chinos, con la complicidad, por supuesto, de grupos locales de poder.

China declara a la FAO el 9% del total de sus capturas globales. Acaba de publicarse un trabajo² sumamente esclarecedor llevado a cabo por un equipo de veinte investigadores que se propusieron realizar un cómputo lo más realista posible de las toneladas de pescado capturado en todo el mundo por la flota de este país. Dada la imposibilidad de obtener de sus autoridades datos fiables de capturas y desembarques, y dado también el secretismo que igualmente envuelve los convenios de pesca con terceros países, los autores de este necesario estudio han tenido que recurrir a fuentes no oficiales artículos científicos, informes y noticias de prensa, consultas a expertos en pesca local, etc. y aplicar sobre los resultados obtenidos un complejo cálculo estadístico. Se trataba de conocer qué está ocurriendo realmente, cuánto pescado se retira del mar, y a qué debemos atenernos a la hora de plantear y desarrollar medidas de protección y conservación de los recursos pesqueros (suponiendo, claro está, una voluntad política a nivel internacional que no existe). Si no sabemos lo que hay y, especialmente, lo que no hay, el mar está definitivamente condenado.
     El estudio calcula 2000-2011 un total de 4,1 millones de toneladas de pescado al año con un valor de 11 500 millones de dólares durante el periodo 2000-2011. China reporta a la FAO una media anual de 368 000 toneladas.
Fuente: Pew Environmental Group (www.PewEnvironment.org/research-programs)

África impunemente saqueada. Casi el 75% de las capturas proceden de África, con cerca de 3 millones de toneladas solo de sus costas occidentales, las más afectadas por la pesca ilegal en todo el planeta, estimándose que más de un tercio de las capturas son IUU³ (siglas en inglés para la pesca ilegal, no declarada o no reglamentada). Es más que probable que China esté cometiendo un robo a gran escala, no solo enviando a su flota a faenar ilegalmente, sino, por ejemplo, firmando acuerdos pesqueros fraudulentos o que directamente no se cumplen (uno firma por tantas toneladas y se captura el triple o el cuádruple). Además, en ciertos lugares del continente operan las mafias chinas con total impunidad, con la complicidad, en unos cuantos casos, de las autoridades locales. Comunidades enteras de pescadores se están viendo obligadas a quedarse en tierra al ver sus zonas tradicionales de pesca literalmente arrasadas por estos piratas.
     Según datos de Greenpeace, el número de pesqueros con bandera china que operan en África ha pasado de 13 en 1985 a 462 en 2013. Solo esta organización detectó 114 casos de pesca ilegal (sin licencia o en zonas prohibidas) en aguas de Gambia, Guinea, Mauritania, Senegal y Sierra Leona, 60 de ellos por parte una compañía pesquera estatal.
     El ejemplo de Guinea es sangrante e ilustrativo. Cuando este país empobrecido empleaba sus escasos recursos para luchar contra el Ébola, los arrastreros chinos aprovecharon para arrasabar más impunemente si cabe sus aguas territoriales.
     En África se encuentran las aguas más ricas y productivas del planeta. ¿Hace falta explicar más?

Ojo con las generalizaciones. Por supuesto, es importante matizar que cuando hablamos de China no nos estamos refiriendo al conjunto del sufrido país. No todos los ciudadanos chinos apoyan las irresponsables políticas de sus gobernantes, en este y en otros temas. De hecho, existen cada vez más personalidades y asociaciones comprometidas en alertar, hasta donde se les permite, sobre estos temas y educar a sus conciudadanos en el tema del finning, su labor es fundamental—, en muchos casos rozando la heroicidad. Debe quedar claro que cuando hablamos, genéricamente, de "chinos" nos referimos a su establishment, al siniestro conglomerado de mafias, empresas y políticos que mangonea el destino de esa inmensa nación, no a su ciudadanía, tan respetable como la nuestra.
     Y además aquí también cocemos habas, y de qué manera.

Pesqueros chinos en el puerto de Haikou, al norte de la isla de Hainan (AFP/STR)
Actualización a 7 de abril de 2013: Mauritania, tras deshacerse de los cefalopoderos españoles alegando señales de agotamiento de los stocks, ha franqueado la entrada de sus caladeros a la terrorífica flota china, cabe suponer que a buen precio. Además de lo que están arrasando bajo la superficie... acabamos de conocer la noticia del macabro hallazgo de decenas de miles de alcatraces empaquetados como "corvina" en las bodegas de estos pesqueros.     A su lado, los españoles somos monjas clarisas.
     Pinchando AQUÍ accederéis a la noticia (en francés) acompañada de unas ilustrativas imágenes.

___________________
¹Véase el Huffington Post del 12-VI-2016.
²Pauly, D., Belhabib, D., Blomeyer, R., Chenung, W. W. W.L., et al. "China's distant-water fisheries in the 21st century". Fish and Fisheries, 23 de marzo de 2013. doi: 10.1111/faf.12032. 
Podéis descargarlo pinchando aquí.
Ver también, además de la página citada de Pew Environment, el excelente resumen de John Vidal en Business Green, de The Guardian.
³"How China's trawlers are emtying Guinea's oceans", en www.bbc.com.
Véase noticia en The Guardian del 20-V-2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario